Síguenos

Sweet Hoops

Descifrando la mente y la lesión de Kawhi Leonard

Actualidad NBA

Descifrando la mente y la lesión de Kawhi Leonard

El único alero de la liga capaz de compararse con LeBron o Durant y lo que es más importante aún, suponer un muro frente a las habilidades ofensivas de estos dos portentos, solo ha jugado 9 partidos esta temporada, dando pie a rumores que hablan de su implicación con los Spurs e incluso su posible salida.

Por Sergi Concha y Víctor Millán

San Antonio recibía a Denver el 13 de enero de 2018, un partido cómodo resuelto por 32 puntos de diferencia a favor de los texanos. Kawhi Leonard, la gran estrella del equipo, regresaba tras perderse los tres partidos anteriores con 19 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias y 4 robos; una hoja estadística habitual para The Claw. Lo que nadie esperaba es que ese iba a ser, hasta la fecha, el último partido que iba a jugar en la temporada. Afectado por una lesión en el cuádriceps derecho que le ha minimizado durante gran parte de la campaña, el misterio en torno a su lesión se hace palpable cuando vemos que lleva más de dos meses y medio alejado de las canchas y la información que llega cae a cuentagotas.

Wikimedia Commons

Los Spurs probablemente se encuentren en su situación más delicada, deportivamente hablando de los últimos años. Con un balance de 43-31 (a cierre de artículo) y 8 partidos por jugarse, el equipo se encuentra en la sexta plaza del Oeste, a 2,5 partidos de quedar fuera de playoffs por primera vez en los últimos 21 años. Una zona donde no hace tantos días estuvieron y que les sirvió para encender el mecanismo de alerta y volver a ganar, como solo ellos saben, para estar donde siempre han estado, entre los mejores. Pese a ello, las dudas en torno a Kawhi han afectado al colectivo y han puesto la lupa sobre la franquicia y sobre un jugador herméticamente cerrado. Vamos a intentar abrirnos paso entre el pensamiento de un rara avis en la NBA, alguien del que se desconoce prácticamente su comportamiento fuera de una cancha, para explicar el por qué de una situación que empieza a ser tenue por la falta de luz y por suceder en una franquicia que apenas ha tenido sombras en los últimos lustros.

¿Qué está sucediendo realmente con la lesión de Kawhi? Un nubarrón de rumores

Este es un resumen de algunas de las noticias y comentarios que han surgido en torno a la ausencia de Kawhi solo en el último mes y medio:

  • 23 de enero: Jalen Rose, ex NBA y comentarista de ESPN, dice que le han llegado rumores de que Kawhi quiere abandonar San Antonio.
  • 22 de febrero: Gregg Popovich asegura que le sorprendería si Kawhi regresa esta temporada.
  • Ese mismo día, Adrian Wojnarowski asegura que el jugador ya tiene el alta médica por parte del equipo de los Spurs.
  • 7 de marzo: La prensa local de San Antonio recoge declaraciones de Leonard en las que asegura que le gustaría quedarse en el equipo toda su carrera.
  • El 13 de marzo, tras tantearse su regreso esa semana, se vuelve a retrasar
  • 14 de marzo: Popovich revela que el regreso del jugador depende del equipo médico que el propio Leonard ha contratado para su seguimiento. En otras palabras, el jugador está ya OK para la franquicia, pero no para el equipo que él ha contratado.
  • 20 de marzo: Tony Paker asegura que él ha sufrido una lesión “100 veces peor” que la de Kawhi, dando pie a los rumores que aseguran que el equipo empieza a desconfiar de su compromiso.
  • 22 de marzo: ESPN publica que el vestuario de los Spurs tuvo lugar una reunión subida de todo entre lo jugadores en la que se recriminó la falta de compromiso de Kawhi. Una información que fue desmentida horas más tarde por Danny Green, uno de los veteranos y pesos pesados.

El dilema no sería tal si no habláramos de San Antonio

En los últimos tres años se ha venido hablando de cuándo llegaría el bajón de los Spurs. La retirada de Tim Duncan, el bajón plausible de Tony Parker o de Ginóbili, y las dudas sobre un equipo que no consigue llamar demasiado la atención en la agencia libre han puesto sobre la mesa siempre esta duda acerca del que es el mejor equipo del siglo XXI en la NBA.

Sin embargo los de Popovich han seguido ahí. Año tras año, ejemplificando el adjetivo de perenne a la perfección. Buena parte de ello, además del conglomerado que Pop lleva consiguiendo hacer de sus jugadores desde hace más de dos décadas, era obviamente Kawhi Leonard, MVP de las Finales de 2014 y jugador franquicia sin parangón. El único alero de la liga en ser capaz de compararse con LeBron o Durant y lo que es más importante aún, suponer un muro frente a las habilidades ofensivas de estos dos portentos.

Sin embargo Kawhi no ha aparecido esta temporada. Aquejado de una complicada lesión por tendinopatía en el cuádriceps que arrastra desde la pasada campaña, el jugador de 26 años solo ha disputado 9 partidos esta temporada. No habría nada que reseñar más allá de la mala suerte de no ser porque su ausencia, justo en el año que en el que los Spurs están teniendo más complicaciones para meterse en Playoffs tras estar en ellos desde 1997, se ha rodeado de un conjunto de rumores y señales que ponen en entredicho la comunión de Kawhi con su franquicia. Es la excelencia de los Spurs la que hace que resalte todavía aún más el cuidado con el que Leonard está llevando a cabo su recuperación, contratando un equipo médico externo y dando paso a todas las suspicacias posibles.

Descifrando el cerebro de Kawhi Leonard

Su carácter, introvertido de forma antológica, no ayuda a desvelar sus intenciones o si el jugador está haciendo todo lo que está en su mano para recuperarse cuando su equipo más lo necesita. Kawhi nunca ha sido un jugador propio de los flashes, ni de las entrevistas, ni de cualquier foco. Robótico tanto en la perfección de sus movimientos técnicos como en su aparente falta de entusiasmo, no son pocos los foros en los que se especula si Kawhi podría tener algún tipo de asperger o condicionante social.

Pero esto no deja de ser más que pura especulación. Lo que sí podemos intuir es que hay dos escenarios que se pueden extraer de este maremágnum de rumores y comentarios. Y son los siguientes:

Escenario A: Kawhi solo quiere cuidarse

Las imágenes de Kawhi al comienzo de la temporada en la que se le vio en muletas subiendo al avión del equipo abrieron todo tipo de hipótesis sobre su dolencia. La lesión que sufre es una tendinitis de tipo severa y de difícil curación completa sin pasar por el dolor, sin adaptar el músculo a nuevas tareas de esfuerzo. Esto, junto con el dolor que ha podido sentir en su vuelta a las canchas, han podido hacer de Kawhi alguien más cuidadoso a la hora de poner plazos de vuelta. Dicho esto, este escenario debería concluir con el regreso del jugador en playoffs, el momento en el que sí o sí, le tocaría forzar para demostrar su ligazón con el equipo.

Escenario B: Kawhi no quiere apurar con la vista en 2019

La visión truculenta y que nos dispone a un Kawhi fijado en lo individual tampoco debe ser mala en sí misma. O al menos tampoco debe darnos pie a prejuzgar al alero. El jugador, visto que los Spurs sobreviven en el Oeste gracias a un Aldridge al mejor nivel, pero con un equipo con severos agujeros para competir por lo más alto, podría estar cuidando su recuperación e incluso alargándola con el fin de forzar a la franquicia a tantearle en el mercado o dar por hecha su salida en 2019, verano en el que cuenta con una opción para alagar su vinculación un año más o salir a la agencia libre.

La respuesta a esta incógnita, o quizá no, puede que esté en si vemos a Kawhi competir en playoffs. De no hacerlo, es muy posible que el escenario B comience a ganar enteros. Mientras tanto, seguiremos pendientes de las pistas que nos deja el bueno de Leonard por el camino.

Sigue leyendo

Cultura NBA en la web desde 2012.

Comentarios
¡Esto es publi!

Lo Más Visto

¡Esto es publi!

Si te ha gustado…

Sweet Hoops se mantiene gracias a sus lectores. Si te ha gustado este artículo y puedes, ayuda a mantener este sitio donando por PayPal. Gracias!





Arriba