Síguenos en redes

Sweet Hoops

Recordando a Mark Price: El predecesor de LeBron en el trono de Cleveland

Artículos NBA

Recordando a Mark Price: El predecesor de LeBron en el trono de Cleveland

Ante que LeBron en Cleveland mandó un base blanco seleccionada en las últimas posiciones del Draft. Solo las lesiones distorsionaron la figura de Price, a la altura de los mejores point guards de los 90.

En Cleveland, hay un rey más que nunca indiscutible. LeBron es querido y tratado en Ohio como el emperador que ha comandado a sus soldados a las batallas más duras de la década y que se ha dejado sangre, sudor y lágrimas para traer el tesoro más preciado de la liga a su tierra natal. Ahora mismo, con refuerzos, un equipo compacto y con él como único soberano, todo parece listo para la cuarta cruzada contra el equipo de la Bahía. Pero antes de la aparición de LeBron, otro individuo estuvo en ese mismo trono. Un rey no tan exitoso como el de Akron, pero uno cuyo nombre siempre será recordado en los Cavs: Mark Price (Bartlesville, Oklahoma, 1964).

La formación del monarca

Jugaría en la Universidad de Georgia para los Yellow Jackets. En los cuatro años que pasaría comandando al equipo desde la posición de base, formaría parte del mejor equipo de la nación en dos ocasiones y hasta en cuatro ocasiones mejor jugador de la Costa Atlántica. Además, ayudaría a su equipo a ganar el campeonato de esta misma conferencia contra la Universidad de Carolina del Norte en su año junior. Su número sería retirado en Georgia y entraría en el Salón de la Fama de Deportistas de Georgia en 2005. Ostenta el récord de porcentaje de triples, robos, partidos como titular y minutos jugados con los Jackets.

Llegada a la corte y coronación

En el Draft de 1986, los Dallas Mavericks eligen a Price en el vigésimo quinto puesto, por entonces la primera elección de la segunda ronda. Antes de terminar la noche, los Mavericks mandaban al recién elegido a Cleveland. La leyenda había comenzado.

Los Cavs harían un gran trabajo esa noche, pues conseguían a Price y a Daugherty, dos jugadores que formarían la columna vertebral del equipo en años posteriores. Su camino hasta el trono no sería fácil, empieza desde el banquillo viendo como John Bagley ocupaba su puesto. No sería hasta la venidera campaña cuando Price consigue su puesto y desde ese momento, no dejaría que nadie se lo quitase.

Su primer año en los puestos más altos de la corte no dejaría a nadie indiferente: 16 puntos y 6 asistencias por encuentro, formando junto al propio Daugherty , Larry Nance y Ron Harper un equipo muy anotador: estos cuatro jugadores acabaron por encima de quince puntos por partido.

Su progresión era imparable y en su tercera campaña en la liga comienza definitivamente su reinado: 19 puntos y 8,5 asistencias por noche, valiéndole su primera aparición en el All Star Game y aparecer en el tercer mejor quinteto de la liga. Junto con Daugherty, consiguen un récord de 57-25, aunque pierden en la primera ronda contra los Bulls de Jordan en cinco partidos.

Las dos posteriores temporadas están marcadas por la continua progresión del base, que ronda los 19 puntos, pero tanto su mano derecha como el monarca de Cleveland sufrieron lesiones que le impidieron jugar todos los partidos de la temporada, doblegando al ejército que eran los Cavs, que disponía de menos efectivos en ataque sin sus máximos soberanos. Desde 1992 hasta 1994, Price, reconocido ya en toda la NBA como uno de los mejores point guards y el líder de los Cavs, consigue formar parte de tres All Star Games consecutivos, así como parte del tercer mejor equipo de la NBA por partida doble (1992 y 1994) y del mejor equipo de la NBA en 1993. Este hecho le convirtió en el primer jugador de Cleveland en formar parte de un All NBA Team más de una vez.

Punto final en Cleveland

En la temporada 1995-96, Price deja la corona de Cleveland, después de un reinado de 9 años, en los que sus logros desde lo más alto de la jerarquía de los Cavs son casi inigualables: cuando dejó el equipo, se fue como el líder en triples anotados e intentados, asistencias, robos y en porcentaje desde la línea de tiros libres. Además, es tercero en puntos anotados, tercero en porcentaje de triples, tercero en tiros libres anotados, cuarto en tiros de campo anotados e intentados, quinto en partidos con la franquicia, tiros libres intentados y minutos jugados. Una vez decidió que su etapa como rey en el equipo de Ohio, dejó un hueco enorme en el roster del equipo que los fans pensaban que nadie conseguiría ocupar completamente, hasta que apareció un tal LeBron, a quien rápidamente le dieron la corona de Price y toda la presión que conllevaba ser su sucesor e intentar hacerlo olvidar, algo que conseguiría con creces, puesto que le arrebataría el liderato en asistencias y robos, entre otros muchos hitos.

Tras un paso sin pena ni gloria en Washington, Golden State y Orlando, sería cortado por los Magic en 1998, poniendo fin a la carrera de Price. Los Cavs, como premio por haber comandado a su equipo durante 9 temporadas, retiraron en 1999 su número, el 25.

Del trono a los banquillos

Su gran lanzamiento y sus más que sobresalientes porcentajes en todas las facetas del tiro le permiten ser muy solicitado para mejorar los sistemas ofensivos de muchos equipos y jugadores. Tras un breve paso como entrenador asistente en el instituto de Duluth y en la Universidad de Georgia, consigue un puesto como entrenador de tiro en Denver, Memphis y en Atlanta. Tendría también una corta participación en la retrasmisión de partidos de los Cavaliers y de los Hawks. Luego, ayuda al base de los Boston Celtics, Rajon Rondo en su tiro, fundamental para la llegada de los Celtics a las Finales del 2010. Consigue el puesto de entrenador asistente en los Warrios, con el objetivo de mejorar el ataque y el porcentaje en tiros libres.

No sería hasta 2015 cuando es nombrado entrenador principal de los Charlotte 49ers, el equipo universitario de la Universidad de Carolina del Norte, puesto en el que sigue en la actualidad.

Tras una espléndida carrera en la que promedió un total de 15,2 puntos y 6,7 asistencias, Price se consolidó como uno de los mejores tiradores de toda la historia: ganó hasta en tres ocasiones el concurso de triples y forma parte del club del 50-40-90: 50% en tiros de campo, 40% en triples y 90% en tiros libres. Fue el segundo jugador en la historia en conseguirlo, precedido por Larry Bird.

En la actualidad, LeBron es considerado el mejor jugador que jamás se haya puesto la camiseta de los Cavaliers y uno de los mejores de la historia, y razón no les falta. Pero todo el mundo debería saber que esa corona que LeBron se pone, antes tuvo otro dueño, que gobernaba Cleveland y castigaba defensas con su excelente tiro. Cada partido que LeBron ha jugado en el Quickens Loan Arena y mira al techo de “The Q” sabe que, colgando, se encuentra la camiseta del primer rey del equipo de Ohio y que pronto la suya estará junto a la de Price. Los dos reyes de Cleveland. 

Sigue leyendo esta historia
¡Esto es publi!
Haz click para comentar

¡Deja una respuesta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Artículos NBA

¡Esto es publi!

Lo Más Visto

Si te ha gustado…

Sweet Hoops se mantiene gracias a sus lectores. Si te ha gustado este artículo y puedes, ayuda a mantener este sitio donando por PayPal. Gracias!





Alley Oop